ANUNCIO DEL CURSO

ANUNCIO DEL CURSO

martes, 23 de septiembre de 2008

Introducción

Sergio A. Amaya S.
AGO 6/2007


INTRODUCCION

El estudio de costos en la industria de la construcción, es un tema sumamente dinámico, que no se agota en las partidas de albañilería o acabados, pues los avances tecnológicos nos mantienen en constante análisis de nuevos materiales. Estos mismos avances, nos llevan a la especialización de los trabajadores, lo que hace crecer nuestro catálogo de Mano de Obra, aunque de manera tradicional, en las obras pequeñas y precisamente por ello, un buen albañil hace las labores del fierrero, carpintero y colocador de pisos y azulejos. En términos generales, aún se conserva en esas pequeñas obras el trabajo del yesero, cuando se requiere y el del pintor, que a su vez es también pastero.

Es recomendable que el Analista de Precios Unitarios haya tenido una buena experiencia en campo, pues eso le ayudará a considerar los rendimientos, pero también es importante la imaginación lógica y la evaluación de tiempos y movimientos sin estar presente en el evento, aunque siempre es recomendable que se hagan los estudios de campo. Hablo de la imaginación lógica y me refiero expresamente a situaciones afines; p. ej. Si el Analista ha visto la colocación de un tubo de cobre, no necesariamente necesita ver cómo se instala un codo o una conexión X, pues con la experiencia del tubo, imaginará de forma lógica los tiempos de colocación para cualquier pieza.

En la vida profesional, es frecuente que escuchemos a un trabajador de cualquier especialidad, a quien se le pregunta en cuánto hace el m2 de tal o cual colocación y nos da una cifra, para él válida, pero sin tener una base cierta de cómo la obtuvo, solamente deja ver la cantidad que cree le satisfaga sus requerimientos diarios. No debemos caer en ese tipo de situaciones, pues en primer lugar, debemos partir de los rendimientos razonables, con el personal y equipo que se requiera y sólo entonces estaremos seguros de la cantidad que podremos pagar al operario. No olvidemos que ese precio dista mucho de ser el Precio Unitario, pues deberá contemplar los Indirectos a la Mano de Obra, el Mando Intermedio, la Herramienta y demás elementos que lo complementarán, de acuerdo a las características del Presupuesto que se pretenda.

Es conveniente tener un Catálogo General de Precios Unitarios, y es recomendable utilizar los mismos precios para obras distintas, solamente irás adecuando en ciertos detalles, particularmente en el caso de obras mayores, pues nos toparemos con situaciones que podrían hacer variar nuestros rendimientos, es por ello que se recomienda hacer un buen estudio de las condiciones en que se realizará la obra y ya con este conocimiento, adecuar las matrices existentes y/o hacer los análisis nuevos que sean necesarios. Un ejemplo claro de esto, serían los rendimientos de colocadores de tabique en una casa habitación, donde sus muros podrán tener una longitud máxima de siete a ocho metros y su altura podría estar entre dos metros con diez centímetros, a dos metros con cincuenta, altura a la que se colarán los cerramientos para puertas y ventanas. En estas condiciones, el rendimiento de la pareja puede estar entre ocho a diez metros cuadrados por jornada. A ese mismo albañil dale tramo en una barda que tenga tres metros de altura en longitudes mayores a los cincuenta metros y verás que su rendimiento mejorará notablemente. Los rendimientos regulares están dados por la media de rendimiento hasta una altura de tres metros, utilizando un andamio después de un metro de altura. Todos estos pequeños detalles son los que habrá que cuidar al momento de analizar los precios de una obra.

En el estudio de los Análisis de Precios Unitarios, es muy importante saber analizar el COSTO HORARIO de la maquinaria, pues en todas las obras usamos diferentes equipos, unas veces propiedad de la empresa y otras rentados por tiempos determinados, pero siempre serán determinantes los precios que utilicemos para el cobro de estos conceptos.

Los costos, que en el caso de un Contador son cuestión de historia, pues los analiza a evento ocurrido, para el Ingeniero analista es casi cuestión de adivinación, no obstante conocer rendimientos y precios, tanto en lo referente a la mano de obra, como a los materiales y es que ya en la práctica pueden surgir situaciones que hagan variar los rendimientos propuestos en el presupuesto. Tal podría ser, en el caso de cimentaciones, que en algún momento se encuentre uno con una corriente de agua; esta situación, en el caso de ser pequeña, podrá ocasionar retrasos en los rendimientos de los trabajadores, en caso mayor, tal vez debamos interrumpir las labores para eventualmente bombear el agua y tratar de controlar los escurrimientos mediante alguna obra extraordinaria, por ejemplo, una galería filtrante o una obra adicional que nos permita trabajar en seco; en fin, las cuestiones extraordinarias pueden ser muy diversas.

Por tanto y a fin de dejar la adivinación para los magos, tendremos el cuidado de estar lo mas enterados de las condiciones en que se hará la obra. Casi de manera general, nuestros análisis de Precios deberán ser avalados por otras personas, quienes pretenderán pagar menos por el mismo trabajo, así es que deberemos ir bien armados con los conocimientos relativos para convencer, o cuando menos negociar el precio de la manera mas conveniente para nuestra causa


De suma importancia es el estudio de los Costos Indirectos, tanto en lo referente a la Mano de Obra, como al Indirecto Empresarial, pues un descuido en estos rubros puede ocasionar pérdidas irreparables, especialmente cuando el Presupuesto fue utilizado para concursar en una licitación, pública o privada, pues en el caso de obtener el Contrato, no habrá manera de subsanar este error. Para una mejor determinación de estos Costos Indirectos, deberemos estar en contacto con la parte Contable y Administrativa de la empresa, pues ellos tendrán los datos mas confiables para determinar nuestros indirectos; estos indirectos multiplicarán a las cantidades obtenidas por Mano de Obra, y el correspondiente multiplicará a nuestro Costo Directo, a fin de obtener el Precio de Venta. Finalmente y ya con el conocimiento pleno de los gastos y costos reales, se pueden hacer las adecuaciones que se requieran a fin de obtener la cifra final que se someterá a la licitación.

Debido a que los Precios Unitarios se basan en las actividades de una obra de construcción, el Catálogo de Conceptos deberá seguir, en lo posible, dicho orden de actividades. Nuestras hojas de análisis empezarán por una serie de precios denominados PRIMARIOS, en éstos estarán incluidos los Costos Horarios de equipos y maquinaria, posteriormente analizaremos los Precios PRELIMINARES, que ya son actividades dentro de la obra. P. ej. Trazo y nivelación: Si vamos a definir una poligonal y dentro de ella localizaremos una o varias estructuras, requeriremos de una brigada de topografía, quien obtendrá el trazo y hará la nivelación; previamente habremos hecho la Matriz de Costo Horario, donde habremos incluido el costo de los equipos y los rendimientos de las personas que conforman la brigada, ya con esos datos, podremos proponer el precios por unidad dentro del Presupuesto.

Otros ejemplos los podremos tener en excavaciones, rellenos, acarreos, fabricación de morteros y concretos, etc., primero tendremos que analizar los Costos Horarios de la maquinaria para poder realizar estas actividades de obra.

Entrando en detalle, para la determinación del Costo Horario de los trabajadores, si consideramos que la jornada laboral es de 8 horas, el Costo Horario de un trabajador que gane $ 1,500.00 semanales, será: 1,500.00/7= $ 214.29 por día. 214.29/8= $26.79 Hora, mas el indirecto a la mano de obra que analizaremos mas adelante; pero con este costo perderíamos dinero con cada hora cobrada, pues en la realidad, el empleado trabaja 6.8 horas diarias, el resto del tiempo lo dedica a cambiarse de ropa, a preparar su equipo, a comentar trivialidades con sus compañeros, a tomar agua o fumar un cigarrillo, etc. Por tanto, si le pagamos $ 214.29 por día, entre 6.8 = $ 31.51 por hora.

En el caso de la maquinaria, se consideran 200 horas por mes, es decir, 8 horas diarias por 25 días al mes y ya dependerá, en el caso de tener maquinaria propia, del tiempo de depreciación que consideremos. Es conveniente hacer una buena investigación del mercado de maquinaria de la localidad en que se construirá, tanto de maquinaria nueva, como de equipos en renta, pues en las dos modalidades podremos utilizar los datos, y tanto unos como otros, deberán ser congruentes.

Tomando en consideración que estaremos analizando lo necesario para una obra mediana, tendremos necesidad de varios equipos: Revolvedora, vibrador de concreto, tanto eléctrico, como de combustión interna, retroexcavadora con cargador frontal, malacate, etc.

Vistas pues estas generalidades, iniciemos este breve curso, entendiendo que el estudioso de la materia, siempre tendrá suficiente literatura de Técnicos prestigiados que han dedicado sus vidas a este importante trabajo que da soporte a la Industria de la Construcción.

3 comentarios:

Etnimalista dijo...

Es muy interesante lo que plantea en su blog, creo que para los estudiantes que tienen incunbencia en la construcción sirve de base tanto para trabajar en obra como en el trabajo de gabinete.

Julio dijo...

EXCELENTE BLOG PARA MI Q ESTOI EMPEZANDO EN ESTO DEL OPUS.

Neodata Guanajuato dijo...

muy interesante el blog, felicidades por compartir sus conocimientos, eso lo permitirá dejar huella, gracias.

Arq. Martha Arias
León, Gto.

A V I S O

Hacemos análisis de precios unitarios


Elaboramos sus presupuestos de obra a menor costo

sergioamayas@gmail.com

Celular (656) 194-0395


35 AÑOS DE EXPERIENCIA EN OBRA NOS RESPALDAN

CURSO PRACTICO DE PRECIOS UNITARIOS

IBSN: Internet Blog Serial Number 45-2379-45-40